El Experimento Filadelfia

Ir abajo

El Experimento Filadelfia

Mensaje  Javi el Miér Ene 14, 2009 12:33 am


EN 1943 UN BARCO DESAPARECIO CON SU TRIPULACION EN EL MISMO PUERTO... Y AL REGRESAR LOS MARINEROS MURIERON O ENLOQUECIERON




Una serie de extrañas cartas recibidas por un hombre de ciencia en 1956
hablaban de unos experimentos secretos que habían vuelto invisible un
destructor de la marina de los Estados Unidos y lo habían
teletransportado de un lugar a otro. El "Experimento Filadelfia" es el
nombre que recibió ese supuesto experimento ultrasecreto llevado a cabo
por la marina de los Estados Unidos en 1943, en el transcurso del cual
un barco se volvió invisible y fue teletransportado de un muelle a otro.

Segun las cartas del marinero Carlos Allende, el barco empleado en el
supuesto experimento era el Eldridge. Allende afirma que, en 1943, un
tal doctor Franklin Reno desarrolló una aplicación de la teoría del
campo unificado de Einstein que fue ensayada por la Marina
norteamericana en un experimento en el que el Eldridge y toda su
tripulación se volvieron invisibles.

El experimento se realizó en el mar, en octubre de 1943, y fue
observado por Allende, que se hallaba a bordo del buque Andrew
Furuseth. Dijo que el Eldrige estaba sumergido en un extraño campo de
fuerza que se extendía "hasta unos 100 m... de distancia de cada lado
del barco. Yo metí la mano, hasta el codo, en este increíble campo."

El experimento fue un éxito, salvo por los extraños y terribles efectos
secundarios que sufrió la tripulación; algunos hombres murieron, otros
se volvieron locos, y unos pocos siguieron recayendo en la
invisibilidad. Una vez, en un bar del puerto de Filadelfia, un grupo de
tripulantes causó un escándalo al desaparecer de pronto.

Allende dice que el incidente apareció reseñado en un periódico de
Filadelfia, en otoño o en invierno, en algún momento entre 1944 y 1946.
Allende también dijo que se realizó otro experimento en el que el navío
experimental fue teletransportado desde su atracadero en Filadelfia a
otro en la zona de Newport News, Virginia.

Allende no se hallaba presente, pero dijo a Jessup que había leído un
articulo acerca del incidente en un periódico de Filadelfia cuya fecha
no recordaba. "Puede haber sido en 1956 -dijo a Jessup en una carta-,
después de que se suspendieran los experimentos."

El nombre oficial del experimento Filadelfia que la marina
norteamericana no pudo ocultar es "Project Rainbow". En las
investigaciones no se pudieron encontrar. El "Project Rainbow" era
parte de un código secreto del gobierno de EE.UU. que se llamaba Arco
Iris. En este código estaban los planes para derrotar al Eje compuesto
por Italia, Alemania y Japón en la Segunda Guerra Mundial y
específicamente para luchar contra Japón en el Océano Pacifico.
Realmente el que toma con seriedad este tema se dará cuenta de que "El
Experimento Filadelfia" se quiere ocultar de todas manera posibles:

1)Las cartas de navegación del barco se perdieron.
2) La bitácora del barco también se perdió.
3) El Instituto Naval norteamericano no tiene casi fotos en los archivos del Eldridge.
4) Los tripulantes del barco se esfumaron, se perdieron, no se sabe nada de ellos.
5) Todo lo relacionado con el código ARCO IRIS y el experimento Filadelfia también desaparece.
6) El principal personaje Morris Jessup se suicida de una forma extraña y poco clara.
7) De Carlos Allende se comienza a decir que estaba esquizofrénico y no era apto para declarar nada.
Cool 300 toneladas de instrumentos que llevaba a bordo el Eldridge,
también desaparecen y el barco es vendido a Grecia casi desmantelado.
9) Las fichas de los marineros también desaparecen. O sea el barco no
existió. Y la marina norteamericana habla del hecho como algo
absolutamente sin importancia.

¿Que Sucedio en el Experimento Filadelfia? El viernes 13 de agosto de
1943, el crucero Eldrídge, de la marina de los Estados Unidos, zarpó
del puerto de Filadelfia para participar en un experimento secreto. A
su bordo llevaba varias toneladas de aparatos eléctricos, con cientos
de lámparas y bobinas.

El barco había sido botado el 25 de julio de 1943 y medía 92 metros de
eslora, con un desplazamiento de 1.240 toneladas y 1.520 a plena carga.


Todavía no había entrado en servicio activo cuando poco después, el 13
de agosto de 1943, levó anclas de su amarradero, acompañado por el
carguero Furuseth, un veterano de los convoyes al África.

A bordo de esta última nave iba un grupo de científicos y una
tripulación reducida de hombres escogidos, entre los cuales se
encontraba el marinero de primera Carlos M. Allende. Este contó de la
siguiente manera lo que presenció aquel viernes fatídico desde su
puesto de trabajo, situado al lado del puente de mando.

"A unas pocas millas del muelle, uno de los hombres de civil que estaba
en la timonera ordenó por la radio al comandante del crucero que
encendiera los generadores. Entonces, alrededor del crucero comenzó a
fluir con gran fuerza un singular campo de energía, perfectamente
visible, que giraba en torno de la nave en sentido contrario a las
agujas del reloj.

Vi que el aire que rodeaba al barco se volvía un poco más oscuro que el
resto de la atmósfera. A los pocos minutos vi levantarse del agua una
bruma verdosa, similar a una nube muy tenue. De pronto, el barco
desapareció completamente y nosotros experimentamos una gran sacudida.
Varios de nuestros hombres se desmayaron y a muchos comenzó a salirles
sangre de la nariz.

En pocos segundos el flamante barco de guerra ya no estaba en su sitio,
pero en la superficie del mar podía verse claramente la marca de su
peso al desplazar el agua. Sencillamente se había hecho invisible y no
quedaban rastros ni de él ni de los hombres que iban a bordo. Antes de
que se esfumara del todo vi que uno o dos marineros que estaban en
estribor se desintegraban por completo.

Todo comenzó con un desagradable zumbido, que fue aumentando de volumen
hasta convertirse en un silbido inaguantable, que culminó en una
violenta explosión. En el puente en donde yo estaba reinaba una
confusión absoluta y las órdenes se sucedían unas tras otras. Uno de
los civiles, el que parecía estar al mando de todo, gritó por la radio
que apagaran los generadores.

Cuando miré hacia tierra, vi que dos hombres desaparecían mientras
corrían aterrados. Yo no sabía qué hacer, pues en ese momento no
comprendía lo que estaba pasando. Habían transcurrido unos pocos
minutos cuando aquella bruma verdusca comenzó a dispersarse y sin
zumbidos ni manifestación alguna que lo anunciase, el crucero comenzó a
materializarse de nuevo, desde la popa a la proa, como había ocurrido
en el instante en que se hizo invisible.

Pude observar que los hombres que estaban en cubierta sufrían fuertes
convulsiones; más tarde supe que varios habían desaparecido y que nunca
más se volvió a saber de ellos. Ese instante repercutió negativamente
en la mayoría de quienes estuvieron involucrados en ese experimento y
muchos perdieron la razón, padecieron alucinaciones o sufrieron
horribles dolores y enfermedades.

A mí también me afecto Ese campo eléctrico que se formó en torno de la
nave cayó también sobre una parte de nuestro barco. Era como una lámina
de electricidad pura. La corriente tenía tanta potencia que casi me
hizo perder el equilibrio. Por suerte no quedó con todo el cuerpo
dentro de esa corriente, pues de haberlo hecho me hubiese tirado sobre
la cubierta. Sólo alcanzó a tocarme el brazo derecho, y era tan denso
ese campo que me dió un gran golpe y todo el costado me quedó dolorido.

Aún me pregunto por qué no fui electrocutado por esa lámina de
electricidad. Supongo que fue porque yo tenía las botas de goma
puestas, como el resto de la tripulación, por orden de los ofíciales
superiores. Fue un momento horrible, y sólo mucho más tarde me di
cuenta de que aquel día la ciencia había dado un gran paso, y que la
Marina, temerosa de las consecuencias de un experimento que había
salido de control y matado a varias personas, trató de ocultar por
todos los medios".