VIOLENCIA DE GENERO:Aunque este no sea su sitio natural, su autora brinda este documento para reflexionar sobre la problematica.

Ir abajo

VIOLENCIA DE GENERO:Aunque este no sea su sitio natural, su autora brinda este documento para reflexionar sobre la problematica.

Mensaje  ramon el Jue Mayo 08, 2008 8:29 pm

Señoros y caballeras:
A continuacion leeran un escrito de la mano de mi compañera de viaje Carolina. Es un articulo tecnico y tambien muy humano sobre la violencia de genero y la nueva ley integral al respecto.Lo he leido, y me ha parecido provechoso para todos, aunque no sean muy juridicos, el articulo esta escrito en clave humana y no muy complejo.
Sin mas, os animo a poner vuestras reflexiones al respecto, pues es un tema al que desgraciadamente no estamos acostumbrando dia a dia, y no podemos dejar pasar desapercibida la oportunidad de informarnos de cerca sobre la problematica que a todos nos concierne.

Carolina Jiménez Sánchez
COSTES SOBRE EL ENFOQUE PUNITIVO PARA REDUCIR LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Sin duda alguna, la recientemente promulgada Ley Integral contra la Violencia de Género ha removido los conceptos y el alcance de un problema que la sociedad arrastra desde hace años. Sin embargo, son las dudas sobre su eficacia las que tienen, hoy por hoy, mayores ecos.

La opción de querer acabar con este problema desde el instrumento penal parece haber producido en la sociedad mayor tranquilidad y seguridad. Aunque un sector de la población sigue pidiendo más dureza en las penas. En mi opinión, tal vez ese endurecimiento que se pide desde algunos puntos, puede obedecer a una frustración inconsciente en lo relativo a la capacidad del derecho para ofrecer soluciones seguras. Lo cierto es que la sociedad no tiene porque saber que existen otros instrumentos fuera del ámbito penal, que pueden jugar un importante papel en la lucha contra la violencia.

Los costes que este nuevo panorama legislativo ha traído consigo parecen ser numerosos; en primer lugar el hecho de que para una mujer que sufre maltrato la única vía que el Estado le ofrece sea la de denunciar a su pareja hace sumar un hecho traumático más al problema que esta persona sufre.

El modo en el que la ven los demás también cambia; hoy en día una mujer maltratada deja de ocultar su horror en el momento en el que denuncia y, a partir de aquí, todo su entorno la verá como vulnerable, frágil, débil. La victimización mujer-pareja es evidente en cuanto que sólo le queda denunciar y esto la hace doblemente víctima. Y doblemente vulnerable ante el agresor.

A su vez, en los casos más graves suele suceder que la denuncia es un grito ante una situación ya desesperada. El derecho llega cuando la situación se lleva produciendo durante años y los efectos psicológicos son, en muchos casos, irreversibles. Sería más sensato intentar atajar este problema desde la prevención y también intentando aportar herramientas de apoyo en cuanto aparezca el primer síntoma de que una mujer puede caer en una situación de maltrato.

Resulta evidente que el derecho penal se centra en el sujeto activo del delito sólo en cuanto a las penas que le se imponen. El verdadero problema parece ser que, debido a los escasísimos estudios que existen sobre la conducta del maltratador, no sabemos a qué nos enfrentamos. Habría que llegar a un nivel descriptivo óptimo del problema para poder crear instrumentos más eficaces que ayuden al maltratador a ser consciente del daño que ocasiona. Debido al alto número de suicidios podemos deducir que el hombre maltratador es un sujeto que sufre la situación que vive, y de la que es sujeto activo, aunque se descarta por completo que se trate de enfermedad mental, parece claro que el sistema de patriarcado esta intrínsecamente asentado en sus ideas.
Con la Ley Integral también se ha producido un incremento de la actividad judicial que, lamentablemente no ha traído menos muertes sino más. Por tanto parece evidente que este aumento de la actividad no va aparejado de la eficacia suficiente como para ser rentable desde el punto de vista de la economía del derecho. Hablamos de un problema social que ha constituido una tradición en casi todas las culturas del mundo; La conducta del agresor no se ve, en ningún caso, disuadida por las penas que impone la ley. El origen de la conducta está más adentro de la mente del maltratador. Por desgracia parece que la Ley Integral está contribuyendo a normalizar un problema y a paralizar otras posibles vías para solucionarlo, ya que se cree que es el instrumento idóneo y desde el Estado se intenta hacer ver como que funciona correctamente.

El papel jugado por los medios de comunicación también ha contribuido, a mi parecer, a un aumento del morbo y del sensacionalismo voraz, que fuera de dudas, para los receptores de estas noticias ajenos al problema contribuye a normalizarlo, ya que lo oyen diariamente y para las víctima o potenciales víctimas de maltrato es extremadamente desilusionador puesto que en muchas de las muertes que se narran en los medios, la noticia reitera que el agresor estaba denunciado y tenía orden de alejamiento. Parece claro que en la posible víctima aumente el miedo a denunciar y la frustración porque nada ni nadie la puede ayudar. Pero también en el agresor es peligroso tal relato reiterativo de asesinatos a mujeres, ya que en todo caso pueden percibir que es posible y no tan descabellado, porque otros muchos lo hacen.

También me gustaría apuntar que la Ley Integral ha contribuido a que la imagen del hombre se vea afectada ya que al ser un instrumento a utilizar por mujeres contra hombres y exclusivamente desde un prisma penal, su implantación no ha tenido en cuenta la posible agresivización de la imagen del hombre en general. El no haber sabido explicar porqué esto ha sido necesario y cuál es el origen del problema (que hace que el sujeto activo sea fundamentalmente hombre y el pasivo mujer), ha hecho que algún sector de la población masculina se haya podido sentir molesta, y que en consecuencia el sistema de patriarcado no haya ido en declive sino que haya necesitado de cierta reafirmación por parte de estos hombres que se hayan podido sentir ofendidos.
Por otro lado es imposible negar que la Ley Integral ha contribuido a algo positivo: Las numerosas medidas que se le ofrecen a la víctima (residencia, facilidades laborales, información, etc…) y las (escasas) campañas de sesibilización son elementos necesarios para contribuir a resolver este problema, sin embargo la obligatoriedad de denunciar para conseguir tales beneficios no parece estar dotada de mucha inteligencia emocional.

En conclusión, la Ley Integral ha sido un paso firme, pero debemos esperar que no sea el definitivo, puesto que el problema no se ha tratado desde todos los ámbitos necesarios, sino sólo desde el penal, y no está siendo resuelto, por lo que tal vez esto indique que el camino escogido no era el adecuado.


Última edición por ramon el Vie Mayo 09, 2008 3:23 pm, editado 1 vez
avatar
ramon
Mamá Micho

Cantidad de envíos : 987
Edad : 34
Localización : desde cualquier parte
Fecha de inscripción : 09/04/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: VIOLENCIA DE GENERO:Aunque este no sea su sitio natural, su autora brinda este documento para reflexionar sobre la problematica.

Mensaje  la_señora el Vie Mayo 09, 2008 12:20 am

Estoy totalmente de acuerdo con lo expuesto por Caro, solo querría dar mi opinión y comentar algunas cosillas de que has puesto, pues el tema me interesa, me toca de cerca por experiencias de terceras personas muy cercanas y el testimonio de esas víctimas y lo que he podido leer o escuchar sobre la cuestión, me han llevado a formar una impresión creo que bastante cercana del Tema

En cuanto a lo que Caro dice de intentar establecer un nivel descriptivo óptimo sobre la conducta del maltratado estoy totalmente de acuerdo, lo que ocurre es que, en los pocos intentos que ha habido, se ha intentado establecer un perfil único y uno de los problemas básicos para hacer un perfil exacto de un maltratador es que no hay un perfil único. ¿Cuál sería la solución? Atajar el problema de raiz, averiguar por qué esa persona está agrediendo…Según lo que he podido comprobar hay varios tipos de perfiles de maltratador o varios motivos que pueden llevar a alguien a serlo…Yo los dividiría en dos grandes tipos, (dejando a parte el nivel cultural, social o económico y el consumo de alcohol o drogas que, en mi opinión no son la raíz del problema sino un motivo donde escudarse o lo que, en un momento dado, puede difuminar la represión de un impulso que ya llevan dentro):

- El agresor machista: Sus agresiones suelen ser impulsivas, más o menos espaciadas en el tiempo (una semana, un mes o meses desde una agresión a otra) y de corta duración y son fruto de una educación machista y misógina, dirigida hacia el desprecio total a las mujeres y el sentimiento de que éstas son inferiores y jamás se ha de permitir que estén por encima del hombre. Normalmente esta educación no ha sido de palabra sino de hecho, han crecido viendo ese comportamiento en los hombres de su familia y viendo la sumisión de sus mujeres, incluso han presenciado en su núcleo familiar malos tratos. Es la conducta por aprendizaje: Lo que han aprendido es lo que hacen, no son capaces de resolver situaciones de conflicto con su pareja a través del diálogo y de la calma, sino a través y de la frustración si no consiguen que su pareja se someta y de la consiguiente imposición física o psicológica.

Normalmente a esta conducta aprendida se le suelen añadir los llamados “Celos enfermizos” ya que, también se les ha educado en la creencia de que las mujeres, por decirlo de manera suave, son unas “pecadoras innatas”, así que cualquier conducta de su pareja (Ponerse una minifalda, por ejemplo, o ir a los lugares sola, hablar con otros hombres) suele ser interpretada de manera errónea y acabar con agresión.

En mi opinión, el tratamiento para ellos sería una reeducación total en cuanto a sus relaciones con los demás, enseñarles a como enfrentar situaciones de conflicto desde el diálogo y no desde la agresión y, como Caro dice, hacerles conscientes del daño que causan y que se causan a sí mismos.

- El agresor Sádico: Es el caso que mejor he podido conocer por experiencias ajenas (Aclaro, no propias) y quizás algunas de las cosas que vaya a decir sean un poco duras de leer, pero es que el tema es fuerte…Aquí la raíz del problema no es el machismo o la educación ya que, en muchas ocasiones el maltrato se produce en parejas homosexuales. La raiz real es que es fruto de una conducta sexual, en un trastorno de personalidad grave, una perversión, una visión distorsionada del placer. Se siente sexualmente atraído por esa conducta de sometimiento hacia él y en algunos llega a ser la única forma de conseguir excitación sexual. Es un caso muy cercano al de aquellos violadores que solo consiguen excitarse mediante esa práctica y que, incluso si aún así lo consiguen, llegan a matar a su víctima.
Su agresión no suele consistir en un acto impulsivo (un puñetazo, por ejemplo) si no que, si bien la agresión comienza así, la continúan con actos propios del sadismo (Tipo quemar cigarrillos en la piel) y pueden llegar a estar horas, incluso una noche entera así.
Estos, según he escuchado de alguna víctima, son los que más asiduamente maltratan, con diferencia de apenas dos o tres días desde una agresión a otra, llegan incluso a provocar, inventar o manipular (Tienen una capacidad de manipulación enorme e innata) situaciones para escudar su agresión en ellas…Por ejemplo, según una persona me contó, su pareja llegó a agredirla durante toda una noche diciendo que llevaba una hora llamando a la puerta y al portero y a ella no le había dado la gana de abrirle, cuando en realidad ella no había oído en ningún momento el timbre.
En mi opinión, para atajar el problema en este tipo de personas no vale con concienciarles del daño que causan, ya que no sienten arrepentimiento (Aunque lo simulen), son conscientes de ello y de hecho, causar este daño es precisamente el fin que persiguen. Creo que, si bien en los anteriores podría haber algún resquicio de esperanza, el tratamiento en este tipo es el mismo que el de un Psicópata o Sociópata, es decir, ninguno posible, aún se está investigando pues no se encuentra el tratamiento ideal para ellos, que no son locos, ni enfermos mentales, ya que no solo pueden distinguir el bien del mal, si no que es el conocimiento de estar cometiendo un mal acto lo único que les causa cierta satisfacción.

El problema es que no siempre es todo blanco o negro y en muchas ocasiones los perfiles se difuminan, más aún si el agresor ha recibido una educación machista y además, o fruto precisamente de ello, ha desarrollado un trastorno en su personalidad.

Para terminar, decir que, es cierto lo que Caro dice: “La Ley integral contra la Violencia de Género ha contribuido a que la imagen del hombre se vea afectada ya que al ser un instrumento a utilizar por mujeres contra hombre exclusivamente (…) su implantación n ha tenido en cuenta la posible agresivización de la imagen del hombre en general” Es verdad... “Se está con la mosca detrás de la oreja”, y como ejemplo un botón: Mi tía, un día de borrachera, estando como una cuba se cayó de cara contra unos escombros, con los consiguientes moratones y arañazos durante semanas en toda la cara y con la consiguiente mirada de “reojo” y suspicacias hacia su marido durante meses”. Aparte de esto, tengo el testimonio casi diario de mi madre (que trabaja en un juzgado de Instrucción) de denuncias falsas en las que dicha Ley se utiliza como arma arrojadiza hacia hombres para conseguir ventajas de manera rápida y certera, a la hora de una separación o una pelea (que no maltrato) entre matrimonios malavenidos.

Seguro que se me están pasando muchísimas cosas por alto, pero veo que me estoy extendiendo mucho así que akí lo dejo, porque no quiero rayar demasiado…Solo espero de corazón que esto algún día se ataje o se mitigue al menos, no hay nada más duro que enamorarse hasta las trancas, ilusionarse, crear expectativas de futuro y que todo se derrumbe en el primer puñetazo, saberse engañado…pero akí no solo se ven afectadas las víctimas directas: La frustración de los padres de la víctima, la frustración de los hijos por tener un padre al que temen y al que jamás se podrán acercar y la frustración de toda la sociedad.
avatar
la_señora
Gato Callejero

Cantidad de envíos : 118
Edad : 33
Localización : Málaga
Fecha de inscripción : 08/04/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.